Pruebas de nutrientes

Prueba de coenzima Q10 Próximamente

Prueba de coenzima Q10

Precio habitual €39,00

Prueba de proteínas Próximamente

Prueba de proteínas

Precio habitual €79,00

Prueba de colesterol Próximamente

Prueba de colesterol

Precio habitual €34,00

Prueba de deficiencia de yodo Próximamente

Prueba de deficiencia de yodo

Precio habitual €49,00

Prueba de metales pesados Próximamente

Prueba de metales pesados

Precio habitual €69,00

Prueba de deficiencia de hierro Próximamente

Prueba de deficiencia de hierro

Precio habitual €39,00

Deficiencia de nutrientes

¿Por qué deberías someterte a una prueba de deficiencia de nutrientes? Lo ideal es que una dieta equilibrada nos proporcione todos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita. En la práctica, sin embargo, nuestro organismo a menudo puede carecer de nutrientes, con vitaminas, como la vitamina D y B12; minerales, como el magnesio, el zinc, el hierro o el yodo; o los ácidos grasos esenciales omega 3.

No todo el mundo se alimenta lo mejor que puede y, a menudo, una vida diaria estresante, malos hábitos o alergias e intolerancias pueden entorpecer el camino. Las enfermedades también pueden hacer que no absorbamos o consumamos en exceso ciertas vitaminas y minerales. Por ejemplo, si haces mucho deporte, por lo general, consumes más minerales. Siendo el magnesio el combustible para los músculos y el zinc, que se pierde con el sudor, los atletas los necesitan más que otras personas. Los vegetarianos y los veganos, por otro lado, suelen ingerir muy poca vitamina B12, que se encuentra principalmente en los alimentos de origen animal.

Un caso especial es la vitamina D. Nuestro cuerpo necesita la radiación UVB, presente en la luz solar, para producir esta vitamina. Dado que hoy en día pasamos mucho tiempo en espacios cerrados, vivimos en latitudes septentrionales y, sobre todo en invierno, recibimos solo una pequeña cantidad de sol, la deficiencia está muy extendida en nuestra sociedad.

Reconoce la deficiencia de nutrientes

La falta de nutrientes solo es muy evidente en raras ocasiones, por ejemplo, cuando un déficit agudo de magnesio puede provocar los temidos calambres nocturnos en las piernas. A menudo se presentan síntomas como dolor de cabeza, fatiga, piel seca y pérdida de cabello. No solemos asociarlos con los nutrientes hasta que surgen graves problemas de salud a causa de la deficiencia.

Por ejemplo, la deficiencia de vitamina B12 se desarrolla con el paso de los años, mientras que las reservas de la vitamina se agotan lentamente. Normalmente no lo percibimos, pero con el tiempo, la deficiencia puede provocar anemia, daño nervioso y depresión. Es similar con muchos otros síntomas de deficiencia.

Prueba de deficiencia de nutrientes

Las pruebas de nutrientes de cerascreen® son sencillas pruebas caseras que se pueden realizar en casa. Con el kit de análisis que recibes, tomarás una muestra de sangre u orina (dependiendo de la prueba) y la enviarás a nuestro laboratorio especializado. Una vez que tu muestra haya sido evaluada, recibirás un informe detallado de los resultados. El informe de los resultados te indicará el nivel del nutriente respectivo en sangre u orina y si se encuentra dentro del rango saludable esperado. También se te darán recomendaciones sobre cómo mejorar tu dieta.

Si los resultados de la prueba indican una deficiencia de nutrientes, puedes contrarrestarla activamente cambiando tu dieta. En el caso de una carencia de yodo, por ejemplo, puede ser suficiente el uso habitual de sal yodada. Una deficiencia de hierro requiere una mayor transformación de la dieta, ya que una gran cantidad de hierro se encuentra en los huevos, el hígado, las legumbres y los cereales integrales. La mejor manera de añadir algunos nutrientes es tomando suplementos, como la vitamina D, que apenas se encuentra en los alimentos. Dado que una deficiencia grave también puede ser un signo de enfermedad, deberías consultar a tu médico o terapeuta en caso de duda.