Depresión

Test de serotonina Próximamente

Test de serotonina

Precio habitual €49,00

Test de cortisol Próximamente

Test de cortisol

Precio habitual €69,00

Depresión

La psique y el cuerpo no se pueden separar fácilmente, un hecho que los científicos han tenido claro desde hace algún tiempo. Las enfermedades mentales, como la depresión, tienen sus raíces, entre otras cosas, en procesos físicos, como la química cerebral y las interacciones de las hormonas, donde los nutrientes, como las vitaminas, parecen jugar un papel también.

Las interacciones entre el cuerpo y la mente ocurren en ambas direcciones. La depresión, por ejemplo, puede manifestarse con síntomas físicos, dolor de cabeza, dolor de espalda, mareos y pérdida de peso. A menudo, también afectan al estómago y provocan problemas digestivos, flatulencia y dolor abdominal. Sin embargo, las causas de la depresión se encuentran en parte dentro del cuerpo: Deficiencias nutricionales y fluctuaciones hormonales pueden tener un impacto en la psique.

Y esto hace que la depresión sea más probable

Los investigadores han estudiado la relación entre la depresión y los niveles bajos de vitamina D en los últimos años. La vitamina del «sol» también está implicada en la producción de la hormona de la «felicidad», la serotonina. Las personas con depresión revelaron niveles notoriamente bajos de vitamina D en algunos estudios, mientras que en otros estudios, la deficiencia de vitamina D se asoció con un estado de ánimo deprimido. Actualmente se están llevando a cabo investigaciones para determinar si los suplementos de vitamina D pueden aliviar los síntomas de la depresión.

Además, con frecuencia se ha encontrado una deficiencia de vitamina B12 en personas con depresión. La vitamina B12 está involucrada en la formación de la sangre, contribuye significativamente a la protección de las células nerviosas y, por lo tanto, es esencial para la salud del cerebro.

No es por nada que el cortisol se conoce como la hormona del estrés. Es liberada en situaciones peligrosas para que el cuerpo pueda hacer frente a un estrés extremo. Si en la vida diaria sufrimos de estrés crónico, esto puede hacer que los niveles de cortisol se destabilicen. La consecuencia es entonces a menudo: agotamiento y depresión.

Otras hormonas también están relacionadas con la depresión. Una deficiencia de testosterona, por ejemplo, se expresa a menudo por estados de ánimo depresivos. Por otro lado, los científicos aún no han llegado a un acuerdo en relación a la hormona de la «felicidad», la serotonina: de hecho, los niveles de serotonina son demasiado bajos en personas con depresión. Sin embargo, muchos expertos creen que esto es más un síntoma que una causa de la depresión.

¿Existe una prueba de depresión?

Obviamente, la depresión no se puede determinar con una simple prueba, y esto requiere de un especialista psiquiátrico o un psicoterapeuta que realice una entrevista detallada sobre el historial del paciente. Sin embargo, hay varios parámetros que, junto con la duración y la frecuencia de los síntomas, como el letargo, la depresión y los pensamientos negativos, pueden ser una primera indicación de depresión. Estas incluyen las vitaminas D y B12 mencionadas anteriormente, y las hormonas testosterona y cortisol. Los niveles de estas vitaminas y hormonas pueden medirse utilizando las pruebas caseras de cerascreen®. Para ello, deberías tomar una pequeña muestra de sangre o saliva en casa, que luego será evaluada por un laboratorio especializado.

Con una ligera depresión y cambios de humor, a veces incluso pequeños cambios en la vida diaria pueden traer mejoras: más ejercicio y mindfulness, reducción del estrés y relajación. Sin embargo, si estás sufriendo de depresión clínica real, deberías buscar ayuda profesional. Si tus valores apuntan hacia la depresión, deberías buscar atención médica. Un médico de cabecera puede ser tu primer punto de contacto, quien te derivará a un psicoterapeuta o un psiquiatra.