La intolerancia a la histamina se manifiesta con síntomas similares a los de una alergia. Los desencadenantes son alimentos ricos en histamina, como el vino tinto, el queso curado, los embutidos y el chocolate.

Intolerancia a la histamina: pseudoalergia

¿Le zumba la cabeza y le gotea la nariz después de un vaso de vino tinto, un sándwich de salami o un trozo de chocolate? Algo que en un principio parece ser una alergia podría tratarse de intolerancia a la histamina.

La histamina tiene mala reputación. Se sabe que la sustancia mensajera causa molestias, especialmente en el caso de las alergias. De hecho, la histamina hace un trabajo importante en el organismo y es esencial para nuestro sistema inmunitario. Las inflamaciones desencadenadas por la histamina ay

La intolerancia a la histamina se manifiesta con síntomas similares a los de una alergia. Los desencadenantes son alimentos ricos en histamina, como el vino tinto, el queso curado, los embutidos y el chocolate.

Intolerancia a la histamina: pseudoalergia

¿Le zumba la cabeza y le gotea la nariz después de un vaso de vino tinto, un sándwich de salami o un trozo de chocolate? Algo que en un principio parece ser una alergia podría tratarse de intolerancia a la histamina.

La histamina tiene mala reputación. Se sabe que la sustancia mensajera causa molestias, especialmente en el caso de las alergias. De hecho, la histamina hace un trabajo importante en el organismo y es esencial para nuestro sistema inmunitario. Las inflamaciones desencadenadas por la histamina ayudan a combatir los patógenos y las toxinas que entran en el cuerpo.

Sin embargo, en el caso de algunas personas, el organismo es incapaz de descomponer la histamina lo suficientemente rápido. Si la histamina entra en el sistema a través de los alimentos, la inflamación toma el control, lo que provoca dolores de cabeza, molestias gastrointestinales y picores. Esto se llama intolerancia a la histamina.

Qué puede esperar de este artículo:

Intolerancia a la histamina: En caso de intolerancia a la histamina, hay demasiada sustancia mensajera histamina en el cuerpo. Esto se debe probablemente al hecho de que hay muy poca enzima diamino oxidasa (DAO) presente en el intestino.

Causas: En la actualidad, solo existen teorías sobre las causas de la intolerancia a la histamina. Es posible que las enfermedades gastrointestinales crónicas, el alcohol y ciertos medicamentos contribuyan a que el organismo no produzca suficiente cantidad de la enzima DAO.

Síntomas: Los síntomas de la intolerancia a la histamina son similares a los de una alergia. Picores, resfriado, dolores de cabeza y problemas gastrointestinales son algunos de los síntomas.

Tratamiento: La medida más importante es evitar alimentos con un alto contenido de histamina, como el vino tinto, los tomates, los embutidos y el queso curado. A corto plazo, los medicamentos —los llamados antihistamínicos— también pueden aliviar los síntomas.

¿Qué es la histamina?

La histamina es una sustancia mensajera que transmite y difunde información entre las células y es importante para nuestro sistema inmunitario entre otras cosas. La histamina es producida por un aminoácido, que es producido por el propio organismo, aunque también la recibimos a través de la comida. Las molestias solo surgen cuando el cuerpo no puede descomponer completamente la histamina después de haberla usado[1].

La histamina pertenece al grupo de las aminas biogénicas que se encuentran en la naturaleza y que se producen con frecuencia durante los procesos de deterioro y descomposición[2].

¿Qué función tiene la histamina en el organismo?

Como sustancia mensajera, la histamina se encarga de toda una serie de tareas: Transmite estímulos de un nervio al siguiente, expande los vasos sanguíneos y asegura que los músculos se contraigan y se relajen. La histamina también está implicada en la digestión de las grasas, el sistema inmune, la formación de la sangre, la cicatrización de las heridas y la regulación del ritmo día-noche.

Si hay demasiada histamina en el cuerpo, pueden surgir problemas precisamente en estas áreas. Las consecuencias son alteraciones del ritmo cardíaco, fluctuaciones de la presión arterial y alteraciones en las vías neurológicas[1].

¿Qué es una intolerancia a la histamina?

En el caso de la intolerancia a la histamina, también conocida como incompatibilidad de la histamina, se presume que la interacción de la histamina y dos enzimas se interrumpe. El cuerpo es por lo tanto incapaz de descomponer la histamina con la suficiente eficacia, ni siquiera la histamina que se encuentra en ciertos alimentos. Si experimenta síntomas después de comer alimentos con un alto contenido de histamina, esto se conoce como intolerancia a la histamina[1].

¿Sabía que el término «intolerancia a la histamina» se deriva del término intolerancia a la lactosa? La deficiencia de enzimas también es decisiva para la intolerancia a la lactosa[3].

4 alimentos ricos en histamina

¿Qué papel juega la diamino oxidasa (DAO)?


Se suele utilizar el término diamino oxidasa, DAO para abreviar, en relación con la intolerancia a la histamina. La DAO es la enzima principal responsable de descomponer la histamina que ingiere a través de su dieta. La teoría más común sobre el desarrollo de intolerancia a la histamina se basa en lo siguiente: La actividad de la DAO se interrumpe, la enzima descompone la histamina muy lentamente, y el exceso de histamina causa malestar.

¿Intolerancia a la histamina y alergias alimentarias?

La intolerancia a la histamina no es una alergia. Sin embargo, suele ser difícil distinguir entre las dos condiciones precisamente porque los síntomas se producen después del consumo de alimentos en ambos casos y son prácticamente idénticos. Esto es por lo que la intolerancia a la histamina también se llama pseudoalergia.

Por ello, hace que sea aún más importante distinguir claramente entre intolerancia y alergia[4]. En respuesta a los síntomas típicos, los médicos generalmente inician una prueba para detectar alergias alimentarias, lo que resulta en una intolerancia negativa a la histamina. Entonces usted y su médico o el terapeuta deberían ser conscientes de una posible intolerancia a la histamina[2].

Por supuesto, también puede darse el caso de que sufra de alergia a los alimentos a la vez que de intolerancia a la histamina, sin embargo, los alimentos son generalmente responsables de las reacciones respectivas[5].  

Intolerancia a la histamina: causas

Hasta la fecha, desde un punto de vista científico, no hay pruebas definitivas de que la causa de la intolerancia a la histamina pueda atribuirse a un problema con la enzima DAO. Algunos críticos incluso sospechan que el cuadro clínico de la intolerancia a la histamina no existe o es psicosomático[6].

Es bueno saber... ¡Solo podemos tolerar una cierta cantidad de histamina! En personas sanas, esto es un máximo de 100 miligramos de histamina al día. Esto se puede encontrar, por ejemplo, en el pescado podrido. Si cruzamos este umbral, ya estamos hablando de envenenamiento. Si tiene una intolerancia a la histamina, reaccionará a una dosis mucho menor que podría no desencadenar la intoxicación[7, 8].

¿Cuáles son las causas de la intolerancia a la histamina?

Una intolerancia a la histamina significa que el cuerpo no puede seguir el ritmo de la descomposición de la histamina. Hay dos explicaciones posibles para esto[9]:

  1. Los individuos afectados tienen demasiada histamina, por ejemplo, debido a la sobreproducción (debido a alergias, bacterias o hemorragias en el tracto gastrointestinal) o a la absorción de histamina, histidina u otras aminas biogénicas (en la forma de comida o de alcohol)
  2. Hay muy poca enzima diamino oxidasa (DAO) o está en forma inactiva en el cuerpo del individuo afectado.

El resultado es lo mismo en ambos casos: hay demasiada histamina en el cuerpo[2].

¿Qué causa una deficiencia de la enzima?

Pero ¿por qué algunas personas carecen de la enzima DAO? Hay diferentes explicaciones y posibles causas para esto, especialmente:

  • Tensión intestinal crónica
  • Deficiencias de vitaminas y minerales
  • Medicación y alcohol

Distensión intestinal crónica

Las enfermedades crónicas del tracto gastrointestinal pueden contribuir presumiblemente al desarrollo de la intolerancia a la histamina. Las personas con síndrome de intestino irritable, gastritis, enfermedad de Crohn o úlceras gastrointestinales suelen verse afectadas. En estos casos, cambios fuertes en la mucosa intestinal puede llevar a que ya no se produzca enzima DAO en cantidades suficientes[10].

Medicación y alcohol

Otras posibles causas de la intolerancia a la histamina adquirida son medicamentos y alcohol. Ambos pueden inhibir la actividad de la enzima DAO. Por ejemplo, las siguientes sustancias activas pueden influir en la función de La DAO y, en consecuencia, el nivel de histamina[2]:

Ingrediente activo

¿Contenido en qué?

Acetilcisteína (ACC)

medicamentos para el dolor

Ambroxol

jarabe para la tos

Aminofilina

asma

Amitriptilina

depresión

Cloroquina

malaria

Isoniazida

antibióticos

Metamizol

cólico

Metoclopramida

náusea

Propafenona

arritmias cardiacas

Verapamila

enfermedades coronarias

 

Si está tomando alguno de estos medicamentos regularmente y experimenta síntomas de intolerancia a la histamina, consulte a su médico. Cambiar su medicación puede ser suficiente para aliviar los síntomas.

Deficiencia de vitaminas y zinc

Las vitaminas B6 y C trabajan estrechamente con la enzima DAO para descomponer la histamina en el cuerpo. Si las dos vitaminas son deficientes, el nivel de histamina aumenta en consecuencia. Algunos investigadores han considerado esto como posible explicación de la intolerancia a la histamina en personas que no tenían niveles reducidos de DAO. Sin embargo, otros expertos dudan de que las vitaminas B6 y C puedan contribuir realmente a la intolerancia[10].

Es bueno saber... De manera indirecta, el mineral zinc también puede ayudar potencialmente con la intolerancia a la histamina. El zinc es necesario para activar la vitamina B6, que a su vez ayuda a la enzima DAO a descomponer la histamina.

En breve, las personas con intolerancia a la histamina tienen demasiada sustancia mensajera histamina en sus cuerpos, especialmente después de consumir alimentos ricos en histamina. La razón de esto puede ser una deficiencia enzimática provocada por enfermedades gastrointestinales o medicamentos.

Intolerancia a la histamina: síntomas

Mujer con dolor de cabeza - síntoma de intolerancia a la histamina

¿Cómo se manifiesta una intolerancia a la histamina?

Los síntomas de intolerancia a la histamina recuerdan a las reacciones alérgicas. Esto a menudo dificulta la identificación de la intolerancia. Las molestias ocurren después de consumir alimentos con un alto contenido de histamina, por lo general inmediatamente o hasta dos horas después. Estos síntomas pueden durar hasta 12 horas o más.

Dado que la histamina puede adherirse a ciertas células de todo el cuerpo y desencadenar reacciones inflamatorias, la intolerancia a la histamina se siente a menudo en muchas partes del cuerpo. Síntomas típicos son[1, 2]:

Parte del cuerpo

Síntomas

Piel

Enrojecimiento, picor, hinchazón

Tracto intestinal

Calambres, sangrado, diarrea

Pulmones y tracto respiratorio


Tos, asma, calambres, secreción nasal, dificultad para tragar

Sistema cardiovascular


Cambios en la presión arterial, palpitaciones, anomalías del ritmo cardíaco, pérdida del conocimiento

Sistema nervioso

Dolor de cabeza, migrañas y mareos

 

Los síntomas no se manifiestan de la misma manera para todos. En algunas personas pueden aparecer antes, en otras la reacción es más fuerte y la mayoría desarrolla solo parte de los síntomas posibles. Además, cada persona tiene un nivel de tolerancia individual diferente. Esto significa, por ejemplo, que una persona reaccionará inmediatamente después de dar un sorbo de vino tinto, mientras que la otra solo lo notará después de beberse un vaso entero[4].

Histamina y migrañas

La histamina puede causar dolores de cabeza en personas con y sin migrañas.[4]. Todavía no se ha determinado de manera concluyente cómo se desarrolla exactamente una migraña, pero probablemente está relacionada con sustancias mensajeras que desencadenan reacciones inflamatorias. La histamina también podría desempeñar un papel al dilatar los vasos sanguíneos, lo que desencadena el dolor de la migraña[11]. Esta teoría está respaldada por el hecho de que los estudios han identificado a menudo concentraciones bajas de DAO en la sangre de las personas que sufren de migrañas. Además, muchas personas con migrañas han observado una relación entre el consumo de alimentos que contienen histamina y sus ataques de migraña[12].

Intolerancia a la histamina y hormonas sexuales femeninas

Los científicos han observado que las mujeres embarazadas tienen menos probabilidades de sufrir intolerancia a la histamina. Las migrañas y los dolores de cabeza en particular son menos comunes o no ocurren en absoluto durante el embarazo. Esto podría deberse al hecho de que las fluctuaciones hormonales durante el embarazo aseguran que haya significativamente más DAO en el cuerpo. Sin embargo, después del nacimiento, los valores vuelven a la normalidad, y la intolerancia a la histamina suele volver a su intensidad máxima[4].

Durante la menstruación, los síntomas de una intolerancia a la histamina pueden ser más severos. Por otro lado, las mujeres con intolerancia a la histamina suelen sufrir de síntomas menstruales más pronunciados, especialmente cólicos dolorosos en el abdomen. Esto se debe probablemente a la interacción entre la histamina y las hormonas sexuales femeninas. Si hay mucha histamina en el cuerpo, se estimula la producción de estrógeno y se inhibe la producción de progesterona. Esto conduce a una mayor liberación de los mensajeros del dolor, y los síntomas menstruales se aseveran[13, 15-17].

Histamina y dermatitis atópica

La intolerancia a la histamina se considera un posible desencadenante de los brotes de dermatitis atópica. La enfermedad de la piel causa picor y erupciones cutáneas secas y la sustancia mensajera histamina juega un papel importante. Los estudios han demostrado que los pacientes con dermatitis atópica suelen carecer de suficiente enzima DAO y tienen demasiada histamina en la sangre. Una dieta baja en histamina puede mejorar presumiblemente la apariencia de la piel y conducir a brotes menos frecuentes. Por lo tanto, en la terapia de nutrición, a las personas con dermatitis atópica se les suele aconsejar evitar los alimentos ricos en histamina[17].

Intolerancia a la histamina: tratamiento

Si sufre de intolerancia a la histamina, la terapia más efectiva es evitar los alimentos que sean muy ricos en histamina. Sin embargo, es más fácil decirlo que hacerlo. La histamina está presente en muchos alimentos, y los fabricantes no necesitan incluir información en el envase sobre si la histamina está presente

Además, es casi imposible eludir completamente la histamina, ya que está presente en casi todas partes, al menos en pequeñas cantidades. Pero muchos enfermos lo alivian al evitar ciertos alimentos que contienen mucha histamina o que estimulan la producción de la sustancia mensajera.

6 Consejos para la intolerancia a la histamina

¿Cómo se trata la intolerancia a la histamina?

¿Tiene una sospecha fundada de tener intolerancia a la histamina? Puede cambiar gradualmente su dieta. Esto ocurre en varias fases:

Fase 1: período de espera

Inicialmente, elimine los alimentos ricos en histamina de su dieta durante 14 días. Si nota una rápida mejoría, esto sería una clara indicación de una intolerancia a la histamina.

Fase 2: fase de prueba

Después del estricto período de espera de 14 días, ahora puede reintroducir gradualmente pequeñas cantidades de histamina en su dieta. Es mejor probar solo con un alimento al día. El objetivo es comprobar su tolerancia, el llamado umbral de tolerancia. Es mejor llevar un diario de síntomas en el que escriba lo que se ha comido, cuándo, y qué síntomas han ocurrido y en qué momentos. De esta manera, puede saber qué alimentos tolera y en qué cantidad.

Esta fase de prueba debería durar de seis a ocho semanas. Durante este tiempo, también podrá observar qué otros factores influyen en sus síntomas. Estos pueden incluir estrés, medicación y menstruación.

Fase 3: nutrición a largo plazo


Ha llegado a la tercera fase con una visión general de los alimentos que puede tolerar y en qué cantidades. Como regla general, tendrá una dieta equilibrada y sabrosa. Dado que en algunos casos puede ser apropiado adherirse a esta dieta durante un tiempo indefinido, los médicos y terapeutas hablan de la fase de nutrición permanente[18].

¿Qué alimentos debería evitar en caso de intolerancia a la histamina?

Las salchichas, el queso y el vino tinto contienen mucha histamina

La histamina se encuentra principalmente en alimentos fermentados o en los que los procesos de fermentación desempeñan un papel, por ejemplo, en alimentos que han madurado durante mucho tiempo. Por ejemplo, el pescado recién pescado contiene muy poca histamina, mientras que el pescado muy procesado y el pescado en conserva contiene mucha. En general, la lista de alimentos que contienen histamina es larga[18]:

Grupo de alimentos

Contenido de histamina

Alternativas adecuadas

Pescado

Conservas de pescado (atún, anchoas, caballa), pescado marinado y ahumado

Pescado recién pescado (!) doméstico o pescado congelado

Queso

Variedades envejecidas como queso parmesano, queso suizo, queso de montaña, queso azul, camembert maduro, queso con leche cruda

Gervais, requesón, cuajada de queso, mozzarella, queso de mantequilla, gouda joven

Carne/embutidos

Embutidos curados, ahumados y secados al aire libre y productos cárnicos como salami, jamón crudo y tocino

Salchichas para cocinar y hervir como salchichas de ternera, salchichas de jamón, jamón cocido

Hortalizas

Chucrut, espinacas, tomates, productos de tomate como ketchup, pasta de tomate, salsa de tomate; aguacate, berenjena, verduras encurtidas

Todos los demás tipos de productos crudos o al vapor

Frutas

Plátanos maduros, kiwi, fresas, piña, cítricos

Todos los demás tipos, incluidos los zumos

Dulces

Chocolate, cacao

Pasteles y galletas sin chocolate/frutos secos

Snacks/Otros

Cacahuetes, avellanas, nueces; snacks que contengan glutamato, vinagre balsámico

Palomitas de maíz, bolitas de mijo, pasteles salados, grissini, galletas saladas, todos los demás tipos de vinagre

Alcohol

Vinos tintos, vinos de postre, champán francés, Prosecco, cervezas de alta fermentación (cerveza de trigo), bebidas alcohólicas envejecidas en barrica (whisky, coñac), licores

Vino blanco, vinos tintos bajos en histamina, vino espumoso o champán bajo en histamina, cerveza sin alcohol (principalmente), pilsner, schnapps claro, vodka, ginebra

 

Las bebidas alcohólicas tienden a favorecer la liberación de histamina. Por lo tanto, puede merecer la pena evitar el alcohol, especialmente en la fase de espera.

Es bueno saber... Desafortunadamente, no se puede eliminar la histamina de los alimentos al cocinarlos, ya se congelen, horneen, frían o se hagan en el microondas. El calor y el frío no destruyen la histamina[2].

Consejos nutricionales adicionales

No solo hay alimentos que contienen mucha histamina, sino también alimentos que garantizan que el cuerpo libera más histamina. Estos incluyen[19]:

  • Fresas, cítricos, piña, kiwi
  • Mariscos
  • Leche

Otros alimentos pueden interferir con la enzima que degrada la histamina DAO[19]:

  • Chocolate
  • Fruta: cítricos, piña, papaya, frambuesas, peras, plátanos
  • Tomates y legumbres
  • Germen de trigo
  • Anacardos, nueces

Es bueno saber... El contenido de histamina en los alimentos puede variar enormemente dependiendo de la frescura y la madurez del alimento, así como de la variedad[20].

Terapia de colon e intolerancia a la histamina

Un colon sano puede contribuir a mejorar la producción de enzima DAO, que degrada la histamina. Si tiene la mucosa intestinal inflamada o hay daño a las células del epitelio intestinal, ya no puede producir suficiente enzima. Una mala colonización de bacterias en el intestino puede ser otro problema. Una terapia de colon puede remediar esta situación y estimular el desarrollo de enzimasDAO de nuevo. Una reconstrucción de la flora natural con microorganismos al menos una vez al año es el componente básico para ello. Vale la pena porque una intolerancia a la histamina adquirida puede reducirse o incluso curarse.

¿La medicación mejora la intolerancia a la histamina?

La intolerancia a la histamina no se puede curar con medicamentos. Sin embargo, los medicamentos pueden ayudar a aliviar los síntomas a corto plazo. E incluso con medicación, debería seguir evitando el vino tinto, el queso curado y demás. Los medicamentos más comunes son antihistamínicos y el producto DAOsin.

¿Cuándo se recomienda el uso de antihistamínicos?

Los antihistamínicos evitan que las células del sistema inmunitario liberen histamina. También son el ingrediente activo de los medicamentos antialérgicos. El hecho de que alivien o no la intolerancia a la histamina depende de los síntomas que padezca. Si la intolerancia causa diarrea, los antihistamínicos suelen ayudar. Son menos efectivos para los dolores de cabeza. Por regla general, los médicos prescriben antihistamínicos en cualquier caso para tratar ciertos síntomas. No deberían tomarse continuamente[19].

Medicamentos para comer fuera de casa:

Suele ser difícil evitar por completo los alimentos que contienen histamina especialmente en las fiestas y durante las visitas a los restaurantes. Muchas personas afectadas confían en el producto DAOsin del fabricante farmacéutico STADA para estos casos. El suplemento dietético contiene DAO de origen animal. Su objetivo es ayudar al intestino a descomponer la histamina. Los estudios aún no han confirmado el efecto del producto; algunos expertos dicen que no hay medicamentos que puedan aumentar la actividad de la enzima DAO en la actualidad[18].

En resumen, si se sospecha de intolerancia a la histamina, debería evitar el alcohol, los alimentos ricos en histamina y los alimentos que puedan liberar histamina. Puede tomar antihistamínicos para combatir los síntomas durante un corto período de tiempo.

Prueba de intolerancia a la histamina

Como todavía no está claro qué ocurre exactamente en el cuerpo en caso de intolerancia a la histamina, no existe un método estandarizado para medir la intolerancia. El primer paso suele ser determinar los síntomas y omitir específicamente los alimentos con el fin de observar los posibles cambios.

¿Qué prueba me puede decir si sufro de intolerancia a la histamina?

Hay dos maneras de confirmar su sospecha inicial:

1. Prueba de provocación: Su médico le administrará una cierta cantidad de histamina, generalmente en forma de comprimido. Otro día diferente le dará otro comprimido sin histamina. El médico observará cómo reacciona su cuerpo en cada caso[3].

2. Diagnóstico de laboratorio: En la práctica y en estudios científicos se utiliza cada vez más la medición de la enzima DAO. Los estudios revelaron que las personas que habían observado intolerancia a la histamina tenían concentraciones significativamente más bajas de la enzima en su sangre que los grupos de control sanos[3, 14, 15].

La medición de metilhistamina en la orina, por otro lado, es fuertemente criticada. Según algunos expertos, el valor es muy inexacto y también se puede ver aumentado por una dieta rica en proteínas.

¿Qué otras enfermedades debería comprobar?

Los síntomas que indican intolerancia a la histamina también pueden estar relacionados con otros problemas de salud. Especialmente si tiene molestias gastrointestinales con regularidad, debería consultar a un médico acerca de posibles enfermedades intestinales inflamatorias tales como la gastritis y la enfermedad de Crohn. También puede haber otras intolerancias, como la intolerancia a la lactosa, la fructosa y al sorbitol[2].

¿Dónde puedo realizar una prueba de intolerancia a la histamina?

prueba de intolerancia a la histamina cerascreen

Si desea realizar una prueba de intolerancia a la histamina, puede hacerlo en una consulta médica, por ejemplo, los médicos de cabecera suelen ofrecer pruebas de DAO. Los médicos generalmente le preguntarán por sus síntomas y pueden indicarle que lleve un diario de síntomas.




Una alternativa es una autoprueba en casa. Con nuestra Prueba de intolerancia a la histamina de cerascreen®, por ejemplo, puede simplemente comprobar lo altos que tiene los niveles de DAO en la sangre y hacerse una idea sobre una posible intolerancia. Para la prueba, tome una pequeña cantidad de sangre de la yema del dedo y envíe la muestra a un laboratorio especializado. Recibirá un informe de resultados completo con su nivel de DAO junto con valiosos consejos de salud.


Intolerancia a la histamina: de un vistazo

¿Qué es la histamina?

La histamina es una sustancia mensajera con funciones importantes para el sistema inmunitario. También es responsable de los síntomas de la alergia.

¿Qué es una intolerancia a la histamina?

Las personas con intolerancia a la histamina sufren de intolerancia a los alimentos ricos en histamina. Puede que tenga muy poca enzima DAO, que es la que descompone la histamina en el cuerpo.

¿Cuáles son los síntomas de una intolerancia a la histamina?

Los síntomas típicos son dolores de cabeza, secreción nasal, anomalías del ritmo cardíaco y erupciones cutáneas. La intolerancia a la histamina también puede agravar los síntomas de cólicos menstruales, migrañas y dermatitis atópica.

¿Cuáles son las causas de la intolerancia a la histamina?

Los investigadores aún no han entendido completamente la causa de la intolerancia a la histamina. Algunos creen que las enfermedades gastrointestinales crónicas, los medicamentos y el alcohol pueden impedir que la enzima DAO haga su trabajo correctamente.

¿Cómo puedo combatir la intolerancia a la histamina?

No existe ningún medicamento que cure la intolerancia. Todo lo que puede hacer es tratar de ver si los antihistamínicos pueden aliviar los síntomas a corto plazo. La única terapia eficaz es evitar los alimentos ricos en histamina tanto como sea posible, preferiblemente con un cambio de tres etapas en la dieta.

¿Qué alimentos son altos en histamina?

La histamina se encuentra principalmente en alimentos fermentados y muy maduros, por ejemplo, en conservas de pescado, vino tinto, quesos maduros y embutidos curados.


Fuentes

  1. Kovacova-Hanuskova, E., Buday, T., Gavliakova, S., Plevkova, J.: Histamine, histamine intoxication and intolerance. Allergologia et Immunopathologia. 43, 498–506 (2015). doi:10.1016/j.aller.2015.05.001
  2. Histaminintoleranz – aktueller Stand der Technik von Diagnose und Therapie, https://pdfs.semanticscholar.org/935a/64284447ce9428c46e6da6981ec8c04ca74f.pdf
  3. REESE, I., BALLMER-WEBER, B., BEYER, K., ERDMANN, S., FUCHS, T., KLEINE-, J.: Vorgehen bei Verdacht auf Unverträglichkeit gegenüber oral aufgenommenem Histamin. Allergo J. 7
  4. Die verschiedenen Gesichter der Histaminintoleranz, https://www.aerzteblatt.de/archiv/53958/Die-verschiedenen-Gesichter-der-Histaminintoleranz
  5. Histamin-Unverträglichkeit (4), http://www.aerztezeitung.at/archiv/oeaez-2005/oeaez-11-10062005/histamin-unvertraeglichkeit-4.html
  6. Sattler, J., Häfner, D., Klotter, H.J., Lorenz, W., Wagner, P.K.: Food-induced histaminosis as an epidemiological problem: plasma histamine elevation and haemodynamic alterations after oral histamine administration and blockade of diamine oxidase (DAO). Agents Actions. 23, 361–365 (1988)
  7. Histamine+Intolerance-Like+Symptoms+in+Healthy+Volunteers+after+Oral+Provocation+with+Liquid+Histamine+-+All+Proc+2004.pdf, https://ainotes.wikispaces.com/file/view/Histamine+Intolerance-Like+Symptoms+in+Healthy+Volunteers+after+Oral+Provocation+with+Liquid+Histamine+-+All+Proc+2004.pdf
  8. Kanny, G., Gerbaux, V., Olszewski, A., Frémont, S., Empereur, F., Nabet, F., Cabanis, J.C., Moneret-Vautrin, D.A.: No correlation between wine intolerance and histamine content of wine. J. Allergy Clin. Immunol. 107, 375–378 (2001). doi:10.1067/mai.2001.112122
  9. Manzotti, G., Breda, D., Di Gioacchino, M., Burastero, S.: Serum diamine oxidase activity in patients with histamine intolerance. Int J Immunopathol Pharmacol. 29, 105–111 (2016). doi:10.1177/0394632015617170
  10. Maintz, L., Novak, N.: Histamine and histamine intolerance. Am J Clin Nutr. 85, 1185–1196 (2007). doi:10.1093/ajcn/85.5.1185
  11. Berlit, P.: Basiswissen Neurologie. Springer Berlin Heidelberg, Berlin, Heidelberg (2014)
  12. Alstadhaug, K.B.: Histamine in Migraine and Brain. Headache: The Journal of Head and Face Pain. 54, 246–259 (2014). doi:10.1111/head.12293
  13. Ärzteblatt, D.Ä.G., Redaktion Deutsches: Die verschiedenen Gesichter der Histaminintoleranz, https://www.aerzteblatt.de/archiv/53958/Die-verschiedenen-Gesichter-der-Histaminintoleranz
  14. Bódis, J., Tinneberg, H.R., Schwarz, H., Papenfuss, F., Török, A., Hanf, V.: The effect of histamine on progesterone and estradiol secretion of human granulosa cells in serum-free culture. Gynecol. Endocrinol. 7, 235–239 (1993)
  15. Rubio, E., Estañ, L.A., Morales-Olivas, F.J., Martinez-Mir, I.: Influence of hormonal treatment on the response of the rat isolated uterus to histamine and histamine receptor agonists. European Journal of Pharmacology. 212, 31–36 (1992). doi:10.1016/0014-2999(92)90068-F
  16. Hamada, Y., Shinohara, Y., Yano, M., Yamamoto, M., Yoshio, M., Satake, K., Toda, A., Hirai, M., Usami, M.: Effect of the menstrual cycle on serum diamine oxidase levels in healthy women. Clin. Biochem. 46, 99–102 (2013). doi:10.1016/j.clinbiochem.2012.10.013
  17. Guida, B., De Martino, C.D., De Martino, S.D., Tritto, G., Patella, V., Trio, R., D’Agostino, C., Pecoraro, P., D’Agostino, L.: Histamine plasma levels and elimination diet in chronic idiopathic urticaria. Eur J Clin Nutr. 54, 155–158 (2000)
  18. Bericht & Report: Histaminunverträglichkeit. 5
  19. Histaminintoleranz, http://www.akadmed.com/files_dow/elearn/Lehrbuch/NMU_Histaminintoleranz_Jarisch_2010-01-01.pdf
  20. Histaminintoleranz: Fakt oder Fiktion?, https://www.rosenfluh.ch/rosenfluh/stories/publikationen/tmj/2009-02/10_Histaminintoleranz_2.09.pdf
  21. Mušič, E., Korošec, P., Šilar, M., Adamič, K., Košnik, M., Rijavec, M.: Serum diamine oxidase activity as a diagnostic test for histamine intolerance. Wien. Klin. Wochenschr. 125, 239–243 (2013). doi:10.1007/s00508-013-0354-y
  22. Maintz, L., Benfadal, S., Allam, J.-P., Hagemann, T., Fimmers, R., Novak, N.: Evidence for a reduced histamine degradation capacity in a subgroup of patients with atopic eczema. J. Allergy Clin. Immunol. 117, 1106–1112 (2006). doi:10.1016/j.jaci.2005.11.041