Esperamos que disfrute de este artículo

Para conocer más sobre los síntomas que experimenta, haga clic aquí. pulse aquí

Alergia a la leche: síntomas, diagnóstico y terapia

 

La alergia a la leche es una de las alergias alimentarias más comunes, especialmente en los niños. Si tiene alergia a la leche, debe cambiar su dieta y prestar atención a la ingesta de nutrientes importantes, como el calcio.

La leche está en muchos más alimentos de los que se cree, en productos de panadería, productos precocinados, salsas... la gente suele notarlo sólo si no tolera la leche. Cualquier persona que tenga alergia a la leche debe prestar especial atención a esto. Incluso la cantidad más pequeña puede provocar reacciones alérgicas que van desde el picor en la garganta hasta la diarrea e incluso el colapso circulatorio.

Lea este artículo para saber qué ocurre en el cuerpo cuando se tiene una alergia a la leche, con qué síntomas se manifiesta y cómo puede cambiar su dieta en caso de alergia. Además: Esto es lo que hay que tener en cuenta cuando los bebés y los niños sufren una alergia a la leche.

¿Qué es la alergia a la leche?

La alergia a la leche es una de las alergias alimentarias más comunes en el mundo. Afectan sobre todo a los bebés y niños pequeños de menos de cinco años. Durante la infancia o la adolescencia, la alergia suele desaparecer de nuevo, pero no siempre.[1] Es difícil decir con exactitud cuántas personas están afectadas: según la Fundación del Centro Europeo para la Investigación de la Alergia, el 2,3% sospecha que tiene una alergia a la leche, pero sólo el 0,6% ha sido realmente diagnosticado.[2]

Consejo: Lea todo sobre otra alergia alimentaria común en nuestro portal de salud: la alergia al huevo de gallina.

Una alergia es siempre una reacción del sistema inmunitario a los alérgenos, es decir, a ciertas sustancias que el organismo clasifica erróneamente como un peligro. En el caso de la alergia a la leche, se trata de las proteínas que contiene la leche de vaca. La mayoría de estas proteínas pertenecen a las caseínas, que están en la parte sólida de la leche, y a las proteínas del suero. Los alérgenos de la leche también se encuentran en productos lácteos como el queso, la cuajada, el yogur y la nata.[3]

El calor puede destruir las proteínas del suero, pero la mayoría de las personas son alérgicas a varios alérgenos de la leche. Y la mayoría de ellos son resistentes al calor. Por lo tanto, en la mayoría de los casos, hervir la leche de antemano o comprar alimentos procesados no le protegerá de la alergia a la leche [4].

Causas de la alergia a la leche

os científicos aún no pueden decir exactamente cómo surgen las alergias. Lo que está claro es que nuestro sistema inmunitario inicia reacciones erroneas. En caso de las alergias, se habla de la composición de la flora intestinal, es decir, de las bacterias de nuestros intestinos, como posible causa.

Además, la predisposición genética juega un papel importante. Los niños tienen un mayor riesgo de desarrollar una alergia alimentaria, como la alergia a la leche, si uno o ambos padres padecen alergia, asma o neurodermatitis[1, 5, 6]

¿Qué ocurre en el cuerpo con una alergia a la leche?

En el caso de una alergia, el cuerpo produce un mayor número de los llamados anticuerpos IgE. Los anticuerpos hacen que las células del sistema inmunitario liberen la sustancia mensajera histamina cuando el alérgeno entra en el organismo. La histamina provoca entonces la inflamación de las membranas mucosas y, por tanto, las típicas reacciones alérgicas[7]

mportante: Una alergia a la leche no es una intolerancia a la lactosa, ambas enfermedades deben ser diagnosticadas y tratadas de forma diferente. En la intolerancia a la lactosa, el intestino tiene dificultades para procesar el azúcar de la leche (lactosa) .[9] A diferencia de la alergia, la intolerancia a la lactosa se manifiesta casi exclusivamente a través de molestias en el tracto gastrointestinal, como flatulencia y diarrea .[7, 9]

Alergia a la leche de vaca en bebés y niños

La alergia a la leche de vaca es la forma más común de alergia alimentaria en bebés y niños pequeños. Las primeras reacciones suelen empezar cuando se introducen alimentos sólidos para el niño después de la lactancia. En casos muy raros, la alergia puede manifestarse ya durante la lactancia.

En la mayoría de los niños, la alergia desaparece. Un estudio realizado con casi 300 niños demostró que el 50% de los niños pierden la alergia a la leche de vaca antes de cumplir los cinco años. En otros estudios, el 80 por ciento de los niños dejaron de tener síntomas en la edad escolar. Sin embargo, si la alergia persiste en la edad adulta, suele permanecer durante el resto de la vida[1, 2, 10].

Es bueno saberlo: Muchos de los niños alérgicos a la leche también tienen otras alergias. La alergia a la leche suele ser la primera en desarrollarse. Las alergias alimentarias también suelen ir acompañadas de neurodermatitis[3].

Alergias cruzadas en la alergia a la leche

Si tiene una alergia, puede desarrollar alergias cruzadas. Esto ocurre cuando su sistema inmunológico reacciona a los alérgenos que son similares a los desencadenantes de su alergia. En el caso de la leche de vaca, por ejemplo, se producen reacciones cruzadas con otros tipos de leche en cerca del 90% de los casos, especialmente con la leche de cabra y oveja. La alergia cruzada con la carne de vacuno es posible, pero no es muy común.

Beef allergy is related to a cow’s milk allergy

¿Qué hay en la leche?

La leche aporta vitaminas esenciales, como la vitamina B12 y la vitamina B2, y los minerales magnesio, hierro y zinc. Pero, sobre todo, es el principal proveedor de calcio. A través del calcio, la leche ayuda a mantener la densidad ósea a medida que envejecemos, protegiendo contra la osteoporosis y las fracturas óseas.[11, 12] Sin embargo, al igual que todos los alimentos, la leche sólo contiene cantidades muy pequeñas de vitamina D, por lo que los productos lácteos no pueden satisfacer las necesidades de esta vitamina del sol. Esto sólo funciona en los países en los que se añade vitamina D a la leche, como los Estados Unidos y los países escandinavos.

Conviene saber: si el contenido de grasa de la leche disminuye, el contenido de nutrientes también disminuye. Por lo tanto, la leche baja en grasa no sólo contiene menos grasa, sino también menos hierro y vitamina A.

La leche está compuesta por un 90% de agua, el resto se compone de grasa, proteínas e hidratos de carbono en forma de lactosa. Las grasas contenidas son principalmente ácidos grasos saturados, que sólo deberían constituir una pequeña parte de la dieta. Por otra parte, el organismo suele agradecer las proteínas aportadas por la leche.[11]

Síntomas de la alergia a la leche

Los alérgenos de la leche suelen desencadenar reacciones de fuertes a muy fuertes y muy diferentes. Los síntomas pueden aparecer no sólo en la boca y el tracto gastrointestinal, sino también en la piel y en las vías respiratorias[4, 9]

  • Respiratorio: dificultad para respirar, tos, secreción nasal, inflamación de la laringe.
  • Piel: ronchas (urticaria), hinchazón repentina (angioedema), picor.
  • Boca: hinchazón alrededor de la boca
  • Tracto gastrointestinal: náuseas, vómitos, dolor abdominal y diarrea.

Aún los síntomas que no son locales o específicos, como la fatiga y el dolor constante de cabeza, también pueden indicar una alergia a la leche de vaca. Los síntomas suelen aparecer poco tiempo después de haber consumido la leche pero no se suelen relacionar directamente con este alimento.

Algunas personas experimentan lo que se denomina como shock anafiláctico, también conocido como anafilaxia, la forma más grave de reacción alérgica. El shock puede provocar dificultad para respirar, aceleración de los latidos del corazón, mareos y problemas circulatorios, e incluso pérdida de conocimiento, y puede poner en peligro la vida de la persona en cuestión. La alergia a la leche de vaca desencadena entre el diez y el veinte por ciento de los choques anafilácticos inducidos por alimentos. Sólo las alergias a los frutos secos son más frecuentemente responsables de ello[4, 9, 14]

Terapia de la alergia a la leche

Si le han diagnosticado una alergia a la leche, en realidad sólo hay una opción de tratamiento real: debe eliminar la leche y los productos lácteos de su dieta. Hasta ahora, no hay cura para la alergia a la leche.

Hay que tener en cuenta algunas cosas. Por un lado, la leche se encuentra en muchas salsas, productos de panadería y productos precocinados y puede desencadenar síntomas incluso en pequeñas cantidades si se es alérgico. Por otro lado, nutrientes como el calcio deben tomarse de otras fuentes si no se consume leche[1]

Importante: La leche y sus componentes también pueden estar presentes en los medicamentos. Pregunte a su médico o farmacéutico.

¿Qué puedo comer si soy alérgico a la leche?

Products to eat if you have a milk allergy

Las personas alérgicas a la leche suelen reaccionar a todos los productos elaborados con ella. Como alérgico, debe evitar los siguientes alimentos, entre otros:[1, 15]

  • Suero de leche y productos similares como el kéfir y el ajvar
  • Queso y todo lo que contenga queso
  • Yogur y cuajada
  • Helado y pudín
  • Nata y mantequilla

Es bueno saberlo: Las bebidas de soja son una alternativa láctea muy popular. Pero cuidado: la soja también suele provocar alergias, y las personas propensas a las alergias alimentarias tienen un mayor riesgo de desarrollar otras alergias[1, 15].

¿Qué esconde la leche?

La leche se encuentra en muchos alimentos procesados, incluso en aquellos en los que no se sospecha inmediatamente. Por lo tanto, hay que estudiar los ingredientes del envase y preguntar en los restaurantes o panaderías en caso de duda.

La leche puede esconderse en los siguientes alimentos, entre otros[3]

  • Pan, pasteles y otros productos de panadería
  • Albóndigas, carne empanada y pescado empanado
  • Salsas, sopas, mayonesa y cremas vegetarianas para untar
  • Dulces, como el chocolate, el turrón y el caramelo
  • Proteína en polvo con caseína o proteína de suero

Según la legislación alimentaria europea, los fabricantes deben destacar en sus productos si contienen leche. Los restaurantes, panaderías y vendedores del mercado semanal también están obligados a responder a sus preguntas sobre los alérgenos. Sin embargo, la declaración ""Puede contener trazas de leche/componentes lácteos"" es voluntaria, por lo que a veces los alimentos no etiquetados también pueden contener trazas de leche [1,15]

Expertos de la salud recomiendan un consumo diario de 200 a 250 gramos de leche y productos lácteos como el yogur y el kéfir, así como de 50 a 60 gramos de queso, lo que equivale a unas dos lonchas[16]. Puede sustituir fácilmente la mayoría de los nutrientes de la leche por otros alimentos. Sin embargo, merece la pena prestar atención a la ingesta de calcio si se es alérgico. La leche es la principal fuente de este mineral en el mundo occidental.

Además de los productos lácteos, son buenas fuentes de calcio[17]

  • ciertas verduras como el brócoli, la col rizada y la rúcula
  • agua mineral rica en calcio
  • Frutos secos como las avellanas y las nueces de Brasil

TEs bueno saberlo: La ingesta de calcio recomendada para los adultos es de 1000 miligramos al día. Puede cubrir sus necesidades de calcio con 250 mililitros de leche y dos lonchas de queso emmental (50 a 60 gramos), por ejemplo.[17]

Medicamentos y medicación de emergencia

Los antihistamínicos pueden aliviar sus síntomas si tiene alergias. Estos medicamentos también se conocen como ""pastillas para la alergia"". Sin embargo, sólo son adecuados para su uso a corto plazo.

Si ya ha sufrido un shock anafiláctico, su médico le recetará un kit de emergencia para la anafilaxia. El kit contiene, entre otras cosas, una pluma de adrenalina y un preparado de cortisona y puede salvar la vida en caso de shock [18].

Inmunoterapia (hiposensibilización)

Para algunas alergias, ya es posible realizar una inmunoterapia (también llamada hiposensibilización). Los médicos administran pequeñas dosis del alérgeno una y otra vez durante un periodo de años. Con el tiempo, se supone que el sistema inmunitario se acostumbra a los desencadenantes de la alergia y disminuye su reacción de defensa. En el caso de las alergias alimentarias, sin embargo, este tipo de terapia está todavía en pañales. Hasta ahora sólo se han realizado estudios clínicos, con un éxito inicial en el caso de la alergia al cacahuete, pero también con muchos efectos secundarios. La inmunoterapia aún no es posible para la alergia a la leche[18].

Niños y bebés con alergia a la leche

Si los bebés o niños pequeños son alérgicos a la leche, usted, como padre, debe prestar especial atención a la dieta de su hijo. Debe mantener los alérgenos constantemente alejados de su hijo: la exposición a alérgenos graves puede aumentar el riesgo de asma bronquial y neurodermatitis.

También es muy importante, sobre todo para los niños pequeños, que consuman suficiente calcio, vitaminas del grupo B y proteínas, todos ellos nutrientes presentes en la leche y los productos lácteos. Los bebés que no toleran la leche materna o que no pueden ser amamantados suelen recibir una fórmula especial con todas las proteínas importantes.

Una alergia a la leche puede ser muy limitante, sobre todo si se suma a otras alergias e intolerancias. Si usted o sus hijos estáis afectados, podéis pedir consejo: los nutricionistas, pediatras y médicos especializados en alergias son buenos contactos y pueden ayudaros a cambiar vuestra dieta de forma equilibrada [1,19].

Mientras esté en periodo de lactancia también debe evitar los productos lácteos si su bebé es alérgico a la leche. Los alérgenos pueden llegar al niño a través de la leche materna [1,19].

Por lo demás, la lactancia materna se considera una buena forma de reducir el riesgo de alergias. Por ello, las directrices médicas recomiendan la lactancia materna si es posible y la introducción de alimentos complementarios a partir de los 5 meses. Omitir de la dieta los alimentos que suelen desencadenar alergias no protege contra ellas [20].

Alternativas a la leche - bebidas de soja y demás.

A partir del primer año de edad, puede alimentar a su hijo con leche de soja si no es alérgico a ella. La soja es rica en proteínas y las bebidas de soja suelen estar enriquecidas con calcio y vitaminas del grupo B. También se puede cocinar y hornear con bebidas de soja y otras alternativas a la leche, como las de avena, arroz y almendras, y hacer postres como pudines y arroz con leche.

Sin embargo, estas bebidas de origen vegetal únicamente son adecuadas como complemento si su hijo ya puede comer otros alimentos como carne, cereales, frutas y verduras [1,19].

Es bueno saberlo: Según un estudio, alrededor del 75% de los niños alérgicos a los lácteos pueden tolerar los productos lácteos muy calientes del horno. En el estudio, los investigadores lo probaron con gofres y magdalenas, así como con el queso de las pizzas. Es posible que los productos lácteos horneados puedan incluso aumentar la posibilidad de que la alergia desaparezca. Pero tenga cuidado: si su hijo tolera la leche en esta forma, debe comprobarlo junto con un médico [21].

Prueba de alergia a la leche

Según las directrices médicas, los médicos hacen un diagnóstico de alergia cuando se dan dos circunstancias [22]:

Las molestias se producen al entrar en contacto con el alérgeno.

Su cuerpo está sensibilizado al alérgeno, por lo que produce demasiados anticuerpos IgE específicos - si este es el caso se puede determinar con un análisis de sangre o con la prueba de punción en la piel.

En una prueba de punción, los médicos esparcen el alérgeno bajo la piel con una lanceta: si se forman ronchas y enrojecimiento, hay sensibilización. Otra posibilidad es que los laboratorios midan el número de determinados anticuerpos IgE en la sangre. Un número elevado también indica sensibilización. Para estar seguro, puede hacer una prueba de provocación: Un médico le administrará el alérgeno en un ambiente controlado para poder observar cualquier reacción adversa al alérgeno en cuestión. ¿Sabía que hace 2.000 años se descubrieron casos de personas que reaccionaron a la leche de vaca con síntomas alérgicos? Pero no fue hasta hace 50 años que se reconocieron los alérgenos y lo que ocurre en el cuerpo durante las alergias [2].

Prueba de alergia a la leche y al huevo en casa

Puede realizar una prueba de alergia con sus los médicos de cabecera y alergólogos, pero también puede llevar a cabo su prueba en la comodidad de su casa con la prueba de alergia a la leche y al huevo cerascreen®. Con el kit de prueba puede extraer usted mismo unas gotas de sangre y enviar la muestra a un laboratorio especializado, que mide el número de anticuerpos IgE para la leche y el huevo. Tras la evaluación, recibirá un informe de resultados personalizado que le indicará si está sensibilizado a la leche de vaca y a los huevos de gallina.

La alergia a la leche: un vistazo

¿Qué es la alergia a la leche?

La alergia a la leche es una de las alergias alimentarias más comunes en todo el mundo. Se da sobre todo en niños pequeños, y desaparece de nuevo en muchos pacientes durante la infancia y la adolescencia. En el caso de la alergia, el sistema inmunitario inicia reacciones de defensa contra las proteínas inofensivas de la leche, lo que provoca los síntomas alérgicos.

¿Cuáles son los síntomas de la alergia a la leche?

La alergia suele manifestarse con síntomas gastrointestinales como diarrea y flatulencia, irritación de la piel, hinchazón de la boca y síntomas respiratorios. A veces también hay síntomas inespecíficos, como dolores de cabeza y fatiga.

¿Qué alimentos debo evitar si tengo alergia a la leche?

La leche no sólo se encuentra en productos lácteos como el queso, el yogur, el quark y la nata. Muchos productos horneados y acabados también contienen leche, por ejemplo las salsas, los dulces y los productos cárnicos procesados.

¿Qué hay que tener en cuenta cuando los bebés y los niños son alérgicos a la leche?

Si los niños, y especialmente los bebés, no toleran la leche, usted, como padre o madre, debe garantizar un suministro adecuado de vitaminas del grupo B y de calcio. Si los bebés también son alérgicos a la leche materna, puede tener sentido dar a su hijo un alimento especial. Lo mejor es consultar a su pediatra, alergólogo y/o nutricionista.

Referencias

[1]        H. Hochwallner, U. Schulmeister, I. Swoboda, S. Spitzauer, und R. Valenta, „Cow’s milk allergy: From allergens to new forms of diagnosis, therapy and prevention“, Methods, Bd. 66, Nr. 1, S. 22–33, März 2014, doi: 10.1016/j.ymeth.2013.08.005.

[2]        dem European Centre for Allergy Research Foundation, „Kuhmilchallergie“, ECARF. http://www.ecarf.org/info-portal/allergien/kuhmilchallergie/ (zugegriffen März 15, 2018).

[3]        „Milk allergy - Symptoms and causes“, Mayo Clinic. http://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/milk-allergy/symptoms-causes/syc-20375101 (zugegriffen März 16, 2018).

[4]        A. Fiocchi u. a., „Diagnosis and Rationale for Action against Cow’s Milk Allergy (DRACMA): A summary report“, Journal of Allergy and Clinical Immunology, Bd. 126, Nr. 6, S. 1119-1128.e12, Dez. 2010, doi: 10.1016/j.jaci.2010.10.011.

[5]        D. Graham-Rowe, „Lifestyle: When allergies go west“, Nature, Bd. 479, Nr. 7374, S. S2–S4, Nov. 2011, doi: 10.1038/479S2a.

[6]        B. Björkstén, „Genetic and environmental risk factors for the development of food allergy“, Curr Opin Allergy Clin Immunol, Bd. 5, Nr. 3, S. 249–253, Juni 2005.

[7]        H. Kasper und W. Burghardt, Ernährungsmedizin und Diätetik, 12., überarb. Aufl. München: Elsevier, Urban & Fischer, 2014.

[8]        „What Is Casein? Foods With Casein, Casein Allergies, and More“, WebMD. https://www.webmd.com/allergies/casein-allergy-overview (zugegriffen März 09, 2018).

[9]        C. Schäfer, A. Constien, und I. Reese, Praxisbuch Lebensmittelallergie Der sichere Weg zur richtigen Diagnose und optimalen Therapie bei Allergien und Unverträglichkeiten. München: E-Books der Verlagsgruppe Random House GmbH, 2009.

[10]      R. A. Wood u. a., „The natural history of milk allergy in an observational cohort“, J. Allergy Clin. Immunol., Bd. 131, Nr. 3, S. 805–812, März 2013, doi: 10.1016/j.jaci.2012.10.060.

[11]      S. W. Souci, W. Fachmann, H. Kraut, G. Andersen, K. Soyka, und Deutsche Forschungsanstalt für Lebensmittelchemie, Lebensmitteltabelle für die Praxis Der kleine Souci/Fachmann/Kraut. Stuttgart: Wissenschaftliche Verlagsgesellschaft Stuttgart, 2011.

[12]      R. Rizzoli, „Dairy products, yogurts, and bone health“, The American Journal of Clinical Nutrition, Bd. 99, Nr. 5, S. 1256S-1262S, Mai 2014, doi: 10.3945/ajcn.113.073056.

[13]      D. Kusche u. a., „Fatty acid profiles and antioxidants of organic and conventional milk from low- and high-input systems during outdoor period“, Journal of the Science of Food and Agriculture, Bd. 95, Nr. 3, S. 529–539, Feb. 2015, doi: 10.1002/jsfa.6768.

[14]      J. D. Kattan, R. R. Cocco, und K. M. Järvinen, „Milk and Soy Allergy“, Pediatric Clinics of North America, Bd. 58, Nr. 2, S. 407–426, Apr. 2011, doi: 10.1016/j.pcl.2011.02.005.

[15]      G. du Toit u. a., „Identifying and managing cow’s milk protein allergy“, Archives of Disease in Childhood - Education and Practice, Bd. 95, Nr. 5, S. 134–144, Sep. 2010, doi: 10.1136/adc.2007.118018.

[16]      Max Rubner-Institut. Bundesforschungsinstitut für Ernährung und Lebensmittel, „Ergebnisbericht, Teil 2 Nationale Verzehrsstudie II“, S. 307, 2008.

[17]      "La DGE actualiza los valores de referencia del calcio“. hhttps://www.dge.de/presse/pm/dge-aktualisiert-die-referenzwerte-fuer-calcium/ (consultado el 21 de marzo de 2018).

[18]      undación del Centro Europeo para la Investigación de la Alergia,, ""Chicken Egg Allergy"" ECARF. http://www.ecarf.org/info-portal/allergien/huehnereiallergie/ (zugegriffen März 13, 2018).

[19]      L. Nachshon u. a., „Decreased bone mineral density in young adult IgE-mediated cow’s milk–allergic patients“, Journal of Allergy and Clinical Immunology, Bd. 134, Nr. 5, S. 1108-1113.e3, Nov. 2014, doi: 10.1016/j.jaci.2014.06.026.

[20]      T. Schäfer und et al., „S3-Leitlinie Allergieprävention“, Allergo J, Bd. 23, Nr. 6, S. 32–47, Okt. 2014, doi: 10.1007/s15007-014-0635-4.

[21]      J. S. Kim, A. Nowak-Węgrzyn, S. H. Sicherer, S. Noone, E. L. Moshier, und H. A. Sampson, „Dietary baked milk accelerates the resolution of cow’s milk allergy in children“, Journal of Allergy and Clinical Immunology, Bd. 128, Nr. 1, S. 125-131.e2, Juli 2011, doi: 10.1016/j.jaci.2011.04.036.

[22]      „Guideline_Management_IgE-mediated_Food_Allergies-S2k-LL_Allergo-Journal_11-2015“. Accedido: 16 de marzo de 2018. [Online]. Disponible en: http://www.dgaki.de/wp-content/uploads/2010/05/Leitlinie_Management_IgE-vermittelter_Nahrungsmittelallergien-S2k-LL_Allergo-Journal_11-2015.pdf.

¿Quiere entender mejor su cuerpo?

La medición de sus indicadores de salud le proporcionará una valiosa información sobre el potencial de su cuerpo. Para ello, hemos desarrollado los kits de muestreo y envío cerascreen® para la recogida de muestras por parte del usuario final. Utilícelos rápida y fácilmente desde casa y devuélvalos a nuestro laboratorio especializado de forma gratuita.
Nuestras pruebas de salud

Nos presentamos

Queremos ayudar a nuestros clientes a llevar una vida más sana. Para ello, colaboramos con científicos, médicos y ecotrofólogos para desarrollar pruebas que ayuden a comprender mejor los síntomas del organismo.
Más información

Información gratuita sobre la salud

Suscríbase ahora a nuestro boletín y reciba información sobre las últimas novedades en materia de salud y nutrición. También le aconsejaremos sobre los productos y le mantendremos al día de las promociones de nuestra tienda. Obtenga un descuento de 5€ suscribiéndose a nuestro boletín de noticias
Afíliese ahora
Contenido